sábado, 23 de noviembre de 2013

OTRO DIA MAS...




Hoy, me he levantado con el bajo subido y no es precisamente el de los pantalones..., espero que nadie me lo tome en cuenta.
Me ha dicho la conciencia, que no tengo edad para andar callejeando como un perro abandonado..., aunque a veces pienso que no estaría nada mal.
No quiero que me digan que “ya estoy mayorcito para según que cosas”, ¡joder! solo tengo 60…, y tantos años; si no hago esas cosas ahora, cuando.
No quiero que me digas, que voy a acabar acarreando maletas de la estación al pueblo…, me jode por el que acarrea las maletas.
A veces haces que me parezca a un niño chico y me regañas como lo hacía la madre de mi alma…,  ¡déjame en paz un rato!
¡Ufff tengo que recuperar sensaciones… ! Un atleta siempre intenta recuperar sensaciones después de una lesión, un enfermo vive con la esperanza de recuperar la salud perdida…, y no quiero empezar a sentirme como una cepa vieja.
No se si alguien lo ha dicho, pero dicen o digo yo; que el mejor poema se escribe día a día...,y como dice el dicho “con esto y un bizcocho hasta el próximo trompazo” Lo que te decía... ¡Tengo el bajo subido!

lunes, 4 de noviembre de 2013

MI LOBA







Era como una hermana.
Me perdonó la vida muchas veces.
Siempre fue compañera… Todavía la barrunto en la carrera ansiosa por lamer mis manos.

Hoy hace un día gris y la recuerdo en sus carreras alocadas. Presta para servir. Rauda para querer.
¿Alguien duda que lo animal es lo que nos hace más humano?
El hombre si alguna vez fue bueno, fue cuando fue animal; entiéndase bueno, por auténtico y cabal.
La sofisticación, lo dejó sin defensas contra la enfermedad de la razón.
Alguien que llegó a santo, los llamó hermanos; hermano significa tener la misma sangre… ¿Pueden poner en duda que todos estamos hermanados?
Cuando murió mi padre no quiso abandonarlo. Hizo guardia a la puerta de su tumba, se hermanó a la cancela del campo y hubo que desterrarla… La imagino en los prados junto a los inmortales, paseando tranquila.