miércoles, 26 de noviembre de 2014

DIVAGACIONES II

BY G.C.


¿Quién marchará primero? Si te vas tú, te voy a echar de menos, ¿y si me marcho yo…? Ya estoy llorando de pensar en dejarte solita ¿Quién ordenara tu vida cada día? ¿Quién te despertará cada mañana?  
Amanece y te has ido para siempre… Te voy a escribir el último poema. Voy a cerrarte los ojos, y soñaré que todo lo que he sido ha sido en vano, y que todo lo que fue, no ha sido nunca. No existo, no he existido, y quizás solo haya sido un sueño tuyo. Si yo fuera tu sueño todo tendría sentido. Voy a soñar que todo lo que he sido no ha pasado, que nunca ha sucedido. 
Esta mañana nada más despertar solo existía mi vida en dos versos. Mi pensamiento era dos versos con sentido, pensé por un instante que serian el estribillo de un poema, y ahora me devano los sesos, hago memoria, pues olvidé el asunto. 
¿Si tú te vas…?  ¡Te voy a echar tanto de menos! Me asomo a la ventana para sentir la vida, y de repente, en el viento suena el nombre de un hermano, los sonidos casuales juegan con lo inconsciente; a veces es un recuerdo alegre y otras más que nombrar es un lamento… Perros de invierno frío, que parecen llorar por el humo de candelas antiguas. En la hoguera crepitan las personas, que llaman, y en cada remolino que se elevan al cielo frío de estrellas, en el humo dibujan las sombras de aquellos que ya fueron.
Nada por arriba y nada por debajo... La vida era caminar muy despacio, sobre la cuerda floja. Ella se fue, y yo decía; donde tu vayas estará mi casa. Ahora paseo por la nueva morada como un ratón alrededor de su trampa. 
¡Por Dios bendito llama mas tarde, que ahora no puedo ir porque estoy encadenado a un poema!