domingo, 29 de noviembre de 2015

DEMASIADO PERSONAL Y OTRAS DIVAGACIONES





Los estados de ánimo... El desánimo llamó esta tarde noche a las puertas de mi fortaleza y me dejó con esa sensación de debilidad en el alma. A veces salimos derrotados antes de comenzar una batalla ¿De verdad merece algo la pena? ¡Qué fácil es dejarse envolver por esas nubes negras! A la vida no se viene a batir récords, se viene. Estamos tan encima de las noticias que cuando sucede algo… Ya no es noticia.
En este post encontrarás: la verdad, la mentira y un hombre del pasado y del ahora. Viajar al futuro en el tiempo, creo que es imposible; se podría viajar al futuro de otras personas pero jamás al tuyo propio. Modificar el pasado es una tarea ciclópea y te convertirías automáticamente en el guardián del futuro perfecto… ¡El guardián del futuro imposible!
Alguien debería plantearse la eliminación definitiva de todas las religiones… En el nombre de Alá, el más grande y misericordioso, unos jóvenes han sacrificado a su grandeza y generosidad, la vida de otros ciento treinta... En el nombre de Dios todopoderoso... En su nombre. Ha llegado la hora de los hombres, ha llegado la hora que hablen los hombres y destierren de una vez para siempre a todas las religiones de la tierra. Ha llegado la hora... ¿Ha llegado su hora? A todas las religiones de la tierra y para calmar la ansiedad que  produciría a los que se benefician o viven de ella, hay que decirles que la idea de Dios ya no es necesaria en nuestra civilización y por lo tanto, debe de ser eliminada desde ahora mismo. Ellos, los popes y todos los que viven del cuento les dejo su desamparo o desconsuelo y a los correligionarios…, que pueden seguir creyendo si es que alguna vez han creído; pero de puertas para adentro, sin interferir o molestar a nadie.
Después de lo anterior, escribir sobre la conciencia colectiva ahora tiene sentido... Esta afirmación dicha así, a "palo seco" puede dejar bien frío a quien la lea o vea escrita. La conciencia es lo que nos hace sentir lo que somos… ¿Pero es posible sentir la conciencia de todos? Toda la felicidad se diluye cuando tu cuerpo enferma, luego una de las claves de la felicidad es el bienestar físico y si alguien sugiere la mental le diré que es lo mismo, estamos tan acostumbrado a separar pedazos de nosotros que ni nos damos cuenta de todo lo que somos. ¿Pero que ocurre cuando es toda la sociedad la que adolece de salud?
Mañana de madrugón y niebla, navegan las  gaviotas por un cielo gaseoso; en el puerto, los barcos despanzurrados sobre un mar oleaginoso, esperan sin desespero alguno. Los obreros se afanan en poner en marcha la maquinaria de dar al nuevo día un aire de rutina y yo, sentado en el asiento de mi automóvil, tecleo letra tras letra una declaración de intenciones sobre un futuro que no se si llegará.
Le dijeron... Ya has acabado tu trabajo, puedes volver a casa. Pero... ¿Sabrá encontrar el camino de vuelta? Durante cuarenta años cumplió lo prometido. Se levantó cada mañana y encendió la candela que anunciaba otro día. Ahora parece que llegó hasta el final con un empate a puntos y la prórroga anuncia un desenlace mortal.
¡Jodido paso de las estaciones y jodido este otoño que no se acaba nunca!... Hoy ha soplado el viento que se lleva el otoño, los arboles del parque que se resisten a despojarse del traje de otro otoño; se encorvan en un escorzo exagerado, intrépidos, intentan aguantar su embate. 
Si me muero, enterradme deprisa para que no hieda. Cuando yo me muera, echad mis cenizas a la enredadera, cuando yo me muera, espero que sople el viento con fuerza y cuando yo me muera, que sea como los demás quieran. Quizás fuera la primera y única vez en que la vi débil y quebradiza, triste después de la ultima noche y aun mas triste en la penúltima despedida, temblorosa como una perra recién nacida y desvalida como un niño que ha perdido la mano de su madre en un mercado… El mar es más grande que tu… El cielo es mas grande que tu… La tierra es mas grande que tu… El viento es mas rápido y llega mas lejos que tu. Si todo lo que te rodea era mas poderoso que tu... ¿Porqué yo te vi siempre inmensa? Siemprevivas para el recuerdo. El inmortal recuerdo. Ese que hace que suban las mareas o que desborda un río.

martes, 3 de noviembre de 2015

DEJARSE IR



Partir. Dejar solo a este mundo. ¿Morir? Soñar que comienzas de nuevo. Sentir que todo es infinito. Saber que serás recordado. Querer como yo he querido y de nuevo. Buscar otro amor imposible… Parece el estribillo de una canción de moda, continuo... Descubrir que lo ignoto es cercano. Que el arriba es abajo. Que lo cálido es frío y que el infierno bien podría  ser el cielo. Que del amor al odio solo existe un silencio. Que lo que para uno es bonito para el otro puede ser lo más feo. Que de liberto a esclavo solo basta tener esa medida justa de consentimiento… ¡Cuanta desesperanza! Algo pasa allí abajo, en las tripas; ese vacío existencial que pide ser llenado por los gases del miedo y que presto, sin mediar un suspiro te controla y esclaviza o sodomiza, por no decir te da mucho por culo… Los pájaros conquistan las ciudades y se alejan de un campo que se muere de asco. Los labradores prefieren dejar en barbecho las tierras de labranza, que sacar una cosecha de desespero y ruina. Las mujeres dejan de ser mujeres y los hombres, no saben lo que quieren; prefieren la alegría sin fundamento a la seriedad de vivir el ahora… Cuando los niños no vengan con unos padres bajo el brazo y la tierra no sea imprescindible para engendrar la vida. ¿Qué será de lo humano? Da grima pensar que serán los robots los poetas, capaces de narrar como la maravilla de la vida se desarrolla en la matriz de una probeta... Imagino que el hombre será primero ciborg, se irá alejando poco a poco del animal que es y después será plenamente robot, para vivir eternamente en la contemplación del tiempo... Eternamente en la contemplación... Eternamente.
Imagino que de aquí que pasen cien años, la procreación animal dejará de existir para quedar de una manera residual en algunas comunidades aisladas de la civilización; algo como una reserva de lo animal…, y será así hasta que la consanguinidad lo haga estéril a la vida. Para Entonces, espero que los habitantes del ahora hagan buena reserva de la biosfera de este planeta en aras de sembrar otra posible civilización.



sábado, 24 de octubre de 2015

PRIMER TERCIO




Veintitantos pasos o veinticinco  peldaños de la escalera de una vida... Uno a uno fueron cayendo igual que caen las hojas en otoño.

El primero de ellos, cayó sin darse cuenta; igual... Igualito que pasa el tiempo cuando sueñas.

El segundo, casi igual que el primero; soñando con la estrella que coloreaba el caleidoscopio de la infancia perfecta.

El tercero fue intenso igual que el estallido que crea un universo; podría decir crucial sin miedo a equivocarme.

El cuarto una saeta... De semana santa, gritona y descompuesta; cayó como una losa en la acera o como un portazo al cerrar desabrido una puerta.

El quinto fue Saturno montado en bicicleta..., de una sola rueda; ¡Monumental diciembre en nochebuena!

El sexto cayó muerto de hambre, desmayado, cuadrado y blanco como todas las fachadas de mi tierra.

El séptimo, de corrido; cayó rodando por las resbaladeras de un vahído y destrozó su vida entera.

El octavo, huérfano, solitario, taciturno, decisivo; al final cayo muerto de histeria.

El noveno fue de novena..., de la virgen bendita o de la pasionaria; muerto cayó rodando por las mentiras de las escaleras.

El décimo, la miseria rondando calle arriba, envuelta en los papeles ardiendo de un toro de mentira; reventó como los ziquitraques.

El onceavo o undécimo, parece que fue ayer cuando descubrió los pasadizos que llevaban a todas las bibliotecas; otro diciembre frío lo mató de tristeza.

El doceavo o duodécimo, la aventura de un verano de sorpresa, recuerdo que por los agujeros entraban las tormentas; acabó encerrado en una película depresiva y grotesca.

El décimo tercero de tan mala rima, pasó cargado de medallas y barriendo con una escoba un pasado de lluvia y gabardina.

El decimocuarto, la mas rancia doctrina de unos curas miopes, disciplinas, ejercicios espirituales, las hormonas dispuestas a disparar a todo lo que se moviese y pam pam pam..., pamplinas.

El décimo quinto, la forja de un rebelde, las primeras amigas, fui campeón en robar los mecheros de las cabinas de todos los camiones de la Viña; hasta donde recuerdo me fumaba todos los días una peseta de mi vida.

El décimo sexto llegó el hombre a la luna y aquella misma noche en el bar de la Pepeta, decidí poner todo patas arriba  y le descerrajé un tiro en la sien a lo que había sido; aquel puto diciembre acabó confundiendo los hilos de colores de la tela de araña del telar de una sedera.

El décimo séptimo me fue de puta pena, en una tierra extraña, sin proyectos de nada, no me quedó otra suerte que disfrazarme como un personaje de novela; acabó construyendo neveras para enfriar la vida.

El décimo octavo me aclaré con las chicas, me puse a conocer lo único que me parecía que merecía la pena... Las que mas me dijeron apenas si recuerdo sus nombres, aunque siento su huella... Murió como muere una estrella, lejana y fría.

El décimo noveno, no-no-no... Me cuesta imaginarlo, un manojo de llaves, una bata muy blanca, los locos jugando al fútbol en un palacio modernista y por las noches imaginando futuros imposibles; entonces no soñaba durmiendo, moría soñando y así acabo diciembre, despertando.

El vigésimo, explorando el mundo del trabajo: carpintero, albañil, loquero, celador, enfermero en la maternidad, oficinista, prospecciones petrolíferas, soldador... Ufff, estoy cansado solo de mencionar sus nombres; deseando acabar, acabó con lo que venía siendo la mayoría de edad , un ovni por el suelo de Madrid y una pelea fatal.

El vigésimo primero, baje de nuevo a casa a ver si daba la talla necesaria para hacerme soldado; regresé con mi novia irlandesa y la encontré preñada y con un amigo mío, entonces estás cosas pasaban-me. En diciembre se marchó a Inglaterra y murió aquello que la molestaba, me despedí del mundo y me metí a soldado; aunque esta vez otra pelea acabó como nadie esperaba.

El veintidós lo pasé de soldado, la guerra, la muerte del cabrón y los problemas en la frontera ocupó toda mi vida, aquel pobre murió con la banda sonora del partisano del Leonardo Cohen en el botiquín del regimiento Granada 34.

El veintitrés, comenzó con maniobras orquestales en la oscuridad... De regreso a la vida me traje una herida en el pie izquierdo y un andar desquiciado que duró hasta diciembre, en que fue cuando de verdad aterricé en este infierno y comenzó todo de nuevo.

El veinticuatro, descubrí la locura de loco, la amargura, la muerte en vida, el verdadero infierno y como casi siempre a todos sus opuestos; cuando ya solo pensaba en quitarme la vida, el amor como un bálsamo, vino a dar con la esperanza perdida. Acabó ese diciembre todo loco y con pedida de mano incluida.

El vigésimo quinto como ya supondréis una boda, el destierro a una ciudad perdida, los almendros en flor, trabajar en la mina; el diciembre, vino al mundo con otra vida ajena a todos mis desvaríos y sobre todo a ponerlo todo patas arriba y así como lo cuento... Acabó lo que fue el primer tercio de mi vida.

domingo, 27 de septiembre de 2015

GAMBOAS








¿Que escudo protector utilizabas para que fueras inmune a cualquier sentimiento? Hola… Sé bienvenida. Bienvenida al buen rollo ahora que para mi no pesas. Bienvenida al infierno... Pasa y cierra la puerta que esta esto que... ¿Arde? ¿Te agobia la sequía que hay en tu alma... Donde está tu poesía? Bienvenida al diván de mi poesía, que descansen y acomoden tus sentimientos… Que fluya esa música.

Creo que son de chocolate... Tus labios, los imagino de chocolate fundiéndose en mi boca... ¡Corta ese rollo sino quieres volver a las andadas!
Ya he realizado el sueño del hombre y el libro está ya escrito, lo que venga después es cosa de las musas o de las musarañas; me despido de todo y comienzo de nuevo otra partida.
Cualquier fuga de Bach esta más cerca de dios que cualquier profeta de la religión que profeséis, ese dejarse ir en plena efervescencia; es esclarecedor de lo cercana que está la música a la divinidad.
Las nubes al sur y los pinos al cielo. El otoño esta suspendido y tenso como la piel de un tambor. Los pájaros giran jugando dispersos diciendo adiós a todo esto que nos emociona.
Un triángulo no siempre tiene que incluir algo perfecto... Eran las cinco en punto de la tarde, la hora de los entierros a pesar de la luz que lo inundaba todo. ¡Cuanta angustia podía provocar la soledad cuando sabes que no volverás a ver a un ser querido! Cuando uno está solo con uno y todo lo que existe es el mundo... ¿Qué es eso a lo que llamo mundo? Llamo mundo, a ese espacio contundente y preciso por donde se mueve una vida ajena a todo lo que la rodea, aislada de todo lo que le pueda afectar; pero centrada en la percepción del uno mismo.
Centrado en los pensamientos de un niño de tres años que siente la soledad por primera vez y que siente lo único que es… Era la hora en punto de la tarde y seguramente era septiembre como hoy. La última imagen de mi abuela debió de ser septiembre en la cocina de su casa, yo, bajo los escaloncillos que lo separan del cierre de colores y la veo trajinando junto a mi madre... ¡Qué joven mi madre! Domina la escena mi abuela, que lleva en sus manos una fuente de esmalte blanco llena del amarillo otoñal de las gamboas. Definitivamente debió de ser otoño cuando dejó este mundo y cuando pasó lo que cuento, sería seguramente mi primera conciencia de otoño.
Mi abuela murió al sol de las gamboas y de los higos. Yo estaba en medio del triángulo de un patio de ladrillo, cubierto por la cúpula azul más entrañable que se pueda imaginar y bañado por ese amarillo sol de las gamboas; aunque podía intuir en los sollozos de las gentes la tragedia, inmerso en la burbuja de ese espacio era incapaz de nada. Solo yo y una larga e interminable perpendicularidad entre el azul y mi cabeza.

viernes, 25 de septiembre de 2015

17 PASOS



La oscuridad y el olor de vasija de barro, la acritud de lo antiguo, y el aire viciado por los años me tiran para atrás; pero no puedo permitir que la angustia de lo que un día fue, me desanime.
El suelo antaño rojo es una ruina, partido y cuarteado se diría que llora sangre o se rompió de llorar lágrimas vivas. El grifo de la puerta de la calle lleno de telarañas y el cubo de transportar el agua a la tinaja, arrinconado, solo, triste, muy a pesar de su sonrisa de asa. El zócalo aun resiste a borrarse de la pared blanca, ya no me parece tan alto el dintel que lo separa del portal del medio y donde todavía descansa colgada en su alcayata, la virgencita de plástico azul desvaído… De un salto la toco con los dedos índice y corazón y los beso con devoción antigua.
El zaguán quedó atrás, pero lo arrastro a mí en una contorsión preciosista, un ejercicio de estiramiento eurítmico difícil de narrar; estoy navegando por mi casa y puedo permitírmelo. 
En la segunda estancia, casi a tientas y donde tanto tiempo me pasé soñando se hizo la noche; pero a estas alturas de la casa ya estoy acostumbrado a la penumbra. Me gustaba escuchar los sonidos del mundo y con intensidad escucho. La mecedora negra, donde cuando pequeño fui acunado, se mueve como si un viento invisible impulsara su abrazo… Las primeras canciones: nanas para dormir, nanas para consolar algún dolor y nanas para reír de felicidad, las manos de mi madre y el techo de vigas de madera balanceándose al compas de su canto. 
Allí: los pañitos de macramé, los maceteros junto a la dama del cuadro, las pilistras o apidistras, las costillas de Adán, la pequeña estanterías con mis libros, la fotografía de mi difunto hermanito Antonio y la fotografía de mi de hermanito Antonio vivo, la camita de mueble plegable y mi flauta; me costaba dormir en el rincón aquel donde temía tanto no poder ver ya más.
El cuarto de mi madre y mis hermanos pequeños, con la enorme fotografía de mis abuelos; él, sonriendo pillín como si hubiese hecho una trastada y mi abuela burlándose seguramente del fotógrafo por algún rasgo imposible de su anatomía y cercados los dos por un aura de daguerrotipo oxidado…, y aun escucho por ahí que en las fotografías antiguas no se sonríe.
La ultima pieza de la casa, donde una pequeña mesa camilla con cuatro sillas, un pequeño aparador donde descansaba un viejo televisor Marconi, el cuarto de mi padre donde se pasaba las noches suspirando tristezas y la escondida cocina donde dormía el agua en la tinaja. Las cortinas de flores en el desvencijado cierre metálico que da al patio cierran por decirlo de una manera agradable los diecisiete pasos de mi casa del pueblo… ¿Te acuerdas cómo querías a tus seres queridos cuando vivían contigo?

domingo, 2 de agosto de 2015

UN COME-COME

Come-come es una sensación de intranquilidad producida por algo indefinido.


Mi pueblo un día perdió el azul mas azul y hasta el azul del cielo… Primero fue la torre de la iglesia, luego la fuente de la plaza, después la fuente pequeñita junto al ayuntamiento, luego se fueron yendo los inmortales y ahora tenemos un pueblo parcheado como una vieja cámara de bicicleta.
Cuando mi pueblo perdió el azul del cielo, casi nadie se dio cuenta... Los maestros siguieron con la escuela, los niños con sus juegos, los labradores con su faena, el pueblo tuvo sus fiestas y la rueda del ultimo palo de fuego se perdió como siempre en la oscuridad azul oscuro más arriba del pico de la torre; pero cuando aquel año el alcalde decidió que una pista de autos de choque era mas importante para el pueblo que la mismísima fuente del azul nadie imaginó lo que ocurriría… Sacar a la luz glorias pasadas, como mucho te hará salir en las guías de turismo y sirve a veces para engordar el ego o para dudar, darte gustito, tomar perspectiva de las cosas, hundirte en la miseria, reflexionar… Tengo mi corazón en las manos, la sangre me chorrea por el bolsillo abierto de la chaqueta y un olor desinfectante a espliego inunda a todo el que quiere admirarlo ¡Que extraño, debo de estar soñando, pues nadie puede vivir con un corazón tan expuesto!
El equilibrio ¿Donde nace?… Nace, creo, que de una perfecta ecuación cuyos términos más importantes quizás sean y no son; porque dependerá del elemento propio e irrepetible de cada persona. En física responderían de la igualdad de fuerzas contrapuestas, de cantidades puestas en la balanza, de repulsión y atracción; pero hablando del equilibrio psíquico…, pondría sin dudar la ausencia del deseo o deseos. El equilibrio se consigue anulando al deseo, ignorar lo real es dejar para mañana la zozobra, las cuitas, los pesares, el dolor, la tragedia. Mirar hacia otro lado o esconder la cabeza entre las piernas no te equilibrara el alma.
Ahora voy a intentar comprender una afirmación poética que leí no se donde: “El equilibrio nace de ignorar si mañana seguiremos latiendo”… Si yo fuera inmortal no sería más feliz y equilibrado de lo que estoy ahora, probablemente sería un desgraciado inmortal o un desequilibrado ad infinitum, y precisamente porque soy un mortal; mi equilibrio nacerá de la conciencia misma de la vida. Tomar conciencia o despertar es lo que te dará el equilibrio sobre el dilema de la vida. Tomar conciencia de cualquier problema es empezar a solucionar el mismo.
Convendrás amigo filósofo que la eternidad no es para tanto. La eternidad es una madeja de hilo que un gato jugando desenreda y esta hecha de pequeños espacios... ¿Compartimentos estancos? Entre nacer y morir esta comprendida una eternidad, eso es todo lo que abarca. Como verás eternidad no es tiempo sino espacio, así que pretender tiempo para añadir a la eternidad es una ilusión y al no estar hecha de tiempo… Todos, absolutamente todos, vivimos una eternidad, de donde nace el concepto vida eterna es de una ilusión, las religiones nos quiere vender ese espacio y ese espacio lo hemos tenido siempre.
¿Porqué es tan importante el azul?… Lo mío es intuición, pero quizás los pintores o los físicos sabrán mejor que yo la respuesta… Prometo investigar la importancia del azul en las cosas y en el alma del hombre y otro día comparti con todos.




sábado, 11 de julio de 2015

PRINCIPE DE LOS PIOJOS







Sentado en el umbral del patio… Cuando la sombra empieza cruzar con descaro los ladrillos de casa, en la hora de la siesta, las hermanas alborotan la casa con risas y peleas de chiquillas; la madre al revuelo de estas, manda a calmar los ánimos: ¡Estaros quietecitas y entreteneros en… Despiojar al niño!

Entre risas y bromas, como un muñeco más, lo llevan en volandas hasta el umbral y lo sientan en sus faldas; con la luz cenital del mediodía y con un peine ancho de púas finas de carey, desenredan con luz de brillantina aquel bosque indómito de cabellos rizados donde mandan y campean a sus anchas, los piojos y sus cagadas liendres.

El niño se adormila entre el sopor del día y las caricias recolectoras de sus hermanas entregadas al aseo más antiguo del mundo. La cabeza dividida primero en hemisferios, dos áreas definidas, son primero ojeadas y luego con el peine son trilladas por zonas o secciones la maleza; comienza la canción del despioje.


Cris-crás…, cris-crás, van cayendo las hueste del lugar
Cris-crás…, cris-crás, entre una y la otra uña del pulgar

Una tras otra van cayendo las bajas enemigas y la porfía entre hermanas ya deriva en combate ¡Te gano siete a cinco!... Espera, espera que este gordo e hinchado lo menos vale por dos.

Cris-crás…, cris-crás, ya se mueren las hueste de satán
Cris-crás…, cris-crás, ahora tocan las liendres desterrar

Una vez acabado con las huestes de piojos, hay que destruir los nidos de las liendres y aquellos dedos hábiles desenredan del pelo; las perlas blancas y embrionarias de las liendres juegan entre pulgares de las niñas y estallan con potencia ¡craásh...! El niño ha cerrado los ojos y duerme plácidamente, cuando despierten le lavaran el pelo y le cubrirán de afeites olorosos.

“Pimpon era un muñeco, muñeco de cartón,
le lavan la carita con agua y con jabón;
le peinan los cabellos con peines de marfil,
cuando sale a la calle parece un gran señor”

El niño es un príncipe y vive encantado soñando en la vida que le saldrá al paso en un futuro ni tan siquiera imaginado.


sábado, 30 de mayo de 2015

CREPUSCULAR


La tarde cayó lánguidamente por el decadente arco del tránsito hacia la oscuridad, la cortina de flores de la puerta del patio se ha convertido en un lienzo de niebla; pronto habrá que encender la bombilla que cambiará la rojez del  ocaso muriéndose en los ojos de la noche, por ese otro desangelado amarillo tristeza. 
Los estados de animo cambian en mi alma al ritmo decadente de los cambios de luz. Lo peor, en invierno; donde el ocaso hace pesada y dolorosa la pulsión de la vida. 
Al aire brumoso de las tardes de invierno, el campo es un poema; y si volviendo a casa te pilla la hora bruja, esa luz, hace que tu alma pese como un demonio; te agarra de las tripas fundiéndote al animal que te lleva, y sientes, que el animal porta la pesada carga de tu vida…, le cuesta "dios y ayuda" el traerte de vuelta; mientras tanto, la vida sigue pasando ante tus ojos como si no fuera contigo. 
El invierno y los años pasados son una pesada losa para mi pobre luz en los crepúsculos. Después del aseo obligado sales al corral a respirar el aire de la noche. Pasado el apretón por el apuro vivido, te bañas en el aire negro y respiras bien hondo…



miércoles, 27 de mayo de 2015

SENTENCIAS Y UN RECUERDO




El miedo es el sentimiento más grande que conozco y es el encargado de hacerte sentir que estás más vivo… ¡Prefiero morir peleando que vivir de rodillas!
Yo siempre estoy huyendo de ansiedades, de malos rollos y de contradicciones… ¿Yo siempre estoy huyendo?
Yo siempre estoy tranquilo cuando el río se acobarda y se hace lago, en los remansos soy delfín de sus aguas y me enamoran las orillas tranquilas; por eso muchas veces sobrevuelo a los rápidos… Tengo el cuerpo lleno de cicatrices de historias anestesiadas.
Una madre muerta es un fantasma, pues no descansa ni en la muerte… ¡Hace ya tiempo que mi patria es una mujer y su casa mi alma!
Palabras de amor. Le juró que nunca la olvidaría y se marchó a otras tierras... ¡No jurarás en vano!
Es bella la tristeza porque es simple… Una palabra amable o una caricia a tiempo obran milagros.
Hay que prohibir la pobreza… Si no hubiera pobreza, no existiría la envidia y si no hubiera envidia; no existiría el peor de los deseos.
Que cosa más difícil es crear un estilo… Lleva toda una vida conseguir la coherencia necesaria para decir las cosas con sentido… ¡Para que rime!

¡Cada vez dura menos mi primavera! Será cosa del aburrimiento de cumplir años,  aunque todavía me acuerdo de cuando solo existía primavera.. Recorría la vida recordando y recorriendo poemas.
Recordando y recorriendo un poema… “Aquella noche corrí el mejor de los caminos…” Ocurrió como pintó el poema,  nos fuimos besando y metiendo mano por las ultimas callejas del pueblo en fiesta. No hubo luz de luna en las copas de los arboles, ni espadas de lirios meciéndose al viento; solo perros ladrando, deseo y estrellas en el cielo. 
¡Ten cuidado los perros alertan… Las manos despiertas al aire, buscando tu carne y en medio del campo, por entre las cepas, alfombré el suelo terroso con mi ropa inquieta!
“Tus muslos se me escapaban como peces sorprendidos…” El calor de tus piernas y el olor de tu cuerpo. Yo era un torrente que a cada segundo se adentraba en tu cauce… Sorprendí tu mirada perdida en el cielo y el cielo en tus ojos devolvió más deseo… “Y ya sucia de besos y tierra…” en tu boca dulce un rictus de gusto y  ganas de muerte.
¡Te quiero decías…! Te quiero, te quiero, te quiero; como un eco jugando entre los pámpano verdes de todas las cepas.
Y después de morir… Besos, besos, besos para mi amor que a gloria saben si existe en el deseo… besos para tu boca, besos para tu cuello, besos para el olor más dulce, besos para tus senos, para tu piel canela, para tus sentimientos… En ese momento para la Tierra entera.






domingo, 3 de mayo de 2015

AL MAL TIEMPO... MALA CARA



Como vivo encadenado 
a un caballo de carreras, 
me han salido como espuelas
dos morenas; 
ahora arrastro con sordina 
el dolor más evidente, 
más debo disimular ante las gentes.
Quien me manda a ser esclavo 
de un trabajo mal pagado 
en un sillón, 
si me hubiera esmerado en estudiar,
 (o preparado para potentado) 
probablemente estaría, 
dándome la vida padre 
(la dolce vita) 
en un paraíso terrenal.
Ahora tocan dietas blandas, 
morisquetas, manzanilla 
y palangana; 
ya veremos si mañana 
las morenas 
me dejan de dar la lata. 
Mala suerte y con desgana 
he empezado la semana 
luciendo en las entretelas, 
dos enormes y coloradas… almorranas.



viernes, 24 de abril de 2015

DIVAGACIONES III





Allí, donde quiera que habite el recuerdo, no existe el tiempo; todo está concentrado y latente como lo primigenio estuvo.
Si tuviera que explicar la teoría de los principios… ¿Existe una teoría así? Pondría como ejemplo un recuerdo. Ahí está, concentrado y sereno, dando vueltas y vueltas igual que un planeta alrededor de algo parecido a la sorpresa.
Un cuervo negro, el zumbido de alas batiendo el aire y ese viento capaz de renovar el tiempo. El azabache brillo de unos ojos que saben y encuentra las respuestas pues comprenden la vida.
La lluvia negra... Al amigo le bastaban la risa de otros ojos. Pocas palabras dicen más que unos ojos que ríen. Lluvia azul, se generosa que tengo que llenar los tinteros de mi alma. Son mis cosas, esas pequeñas luces entre las sombras.
Perder la virginidad, la única manera de no perder jamás la virginidad (inocencia) es tener confianza ciega en lo bueno de los demás y claro está no me refiero a lo sexual.
Ciego, no a la luz sino a la realidad, los que dominan esto, han conseguido cegar la capacidad del hombre para ver lo real. Somos incapaces de ver el todo, quizás algunas tribus de África o perdidas en algún rincón olvidado... ¡De este mundo en ruinas no se salva ni dios de la penúltima extinción!
Son las dos caras de la moneda lo que hace de esa moneda algo de valor. He estudiado el perfil de bellos rostros y siempre he sacado la conclusión que la otra cara es siempre necesaria. Mi lado derecho es mi lado ángel y mi lado izquierdo es mi lado demonio..., ¿ o es al revés ? Angel negro y ángel blanco, se que sería imposible ser yo sin las dos caras; por eso se necesita espacio suficiente para difuminar y fundir ambas.
Hay buena gente, gente buena y gente para todo, yo pertenezco a estos últimos; valgo igual para tapar un roto, que para un descosido.
Está tan muerto que ya asoma por su cara la monda calavera. Arrastra la humanidad con los dientes apretados, el estomago encogido o la panza brillante y tensa; buscan un rincón apartado de todos. ¡Siempre hubo un rincón donde evacuar la mierda!
Bien esta lo que bueno fue o bien estuvo mientras que estuvo bueno. Tengo que poner en forma a mi cuerpo para recibir con fuerzas a la muerte que me merezca. ¡Anda, ven para acá! Debe decirle a aquellos desvalidos que apenas si presentan resistencia; cuando llegue mi hora espero poder enamorarla. La muerte enamorada baila para quien presenta batalla una danza.
Un momento absoluto es el espacio que existe entre mi pulgar y mi índice cuando están juntos.
Un poema puede no entenderse y ser bello, pero si llegas a entender lo que lo inspiró, es como una iluminación. Un poema es un todo, por eso so se debe andar por las ramas a la hora de describir lo que lo inspira. Hay que entrar a degüello y dejarse algo más que el pellejo.
Lluvia azul… ¡Que mirada más alegre la de la vendedora de la papelería!; le pregunté si tenía recambio de tinta azul (mi tinta favorita) y al decirme que sí; le pedí 20 cajas. Me miró sonriendo…, ¿ya sabe lo que compra? ¡¡ Compro tinta para escribir una vida!!




domingo, 5 de abril de 2015

PIENSO… LUEGO VIVO


La percepción de la realidad o como nos vemos los unos con los otros. El destino habla con el corazón y hace que se junten en cada coordenada del espacio tiempo los más extraños. Camino distraído, no me preocupa nada en especial; cuando estás en estado de gracia es… ¡Genial! 
Pienso: "Hay días en que me gustaría morir más que otros" ¡Días de tristeza y agonía, morir quisiera al acabar el día! Días de hastío y agobio, acabar con esta letanía resultara un verdadero alivio; pero en los días de felicidad y consuelo… ¿Porqué no morir? Cualquier día es bueno para morir o para vivir. 
Todo la vida resumida en un punto, concentrada como en cualquier principio… Si el universo fuera como la vida misma, concentrada al comienzo, expandida después hasta lo indecible y finalmente acabada en una muerte simple o en una simple muerte… Seguramente los físicos estarían más equivocados “que el tío de los caballitos” que decía mi madre en una expresión que jamás entendí.
Vivimos recordando, chorreando la nostalgia de un tiempo ya pasado y en mi caso sintiendo fascinación: por las sombras en las tapias, por la risa del viento en las sábanas blancas, por la ropa tendida, por el paso del tiempo en las arrugas de la cara, por el agua de lluvia, por mis muertos, por mis vivos… ¡Joder, por casi todo!
Somos pasado y sueños, continuamente dando brincos de ahora mismo. La ilusión de estar vivo es solo eso... ¡Ya solo creo en la clarividencia del poema! 
Vivimos empujando un carrito de sueños y apenas disfrutamos del ahora y resulta que el ahora es lo único vivo... ¡Qué putada la del dios que nos crió! Lo único vivo es el ahora, no da tiempo a pensarlo y ya lo hemos vivido.






sábado, 21 de febrero de 2015

ANOCHE SOÑE...






Anoche tuve un sueño… Nadaba tranquilo y seguro a favor de corriente; esta mañana al despertar pensé… ¿ Y si al final el río de mi vida no desemboca a un mar sino a un desierto? 
¡Imaginas! Imaginar que nadas por un río a favor de corriente, un río no muy caudaloso, serias un afluente pequeño si no hubieses tenido la suerte de desembocar a un mar; poco a poco va perdiendo profundidad, primero empiezas a tocar fondo a cada brazada, luego empiezas a gatear hasta acabar de pie ante un secarral inmenso. 
Comienzas a caminar un desierto de arena, oteas ese horizonte ocre sin nada que te sirva de guía y sin nadie que te acompañe o ayude. ¡Qué paradójico sería un final de ese modo! Sin embargo empiezo a pensar que no es tan descabellado como parece.
Cada vez más, un numero personas mayores viven esa tragedia, en vez de ese dejarse ir que suponen las aguas de cada río al desembocar al mar, es una travesía de un desierto hacia ninguna parte; sin caminos y sin esperanzas.
No encuentro las palabras precisas para expresar esta desesperanza e intuyo porque me duele de tan solo pensar, que el dolor debe de ser muy grande; pero deben seguir… ¿Deben seguir? Morir en medio de ninguna parte, debe de ser igual a morir como un perro en un rincón olvidado hasta por uno mismo; quizás debamos elegir como y donde acabar.



domingo, 25 de enero de 2015

UN DIA ESTARE MUERTO



Porque entre otras cosas... Un día estaré muerto, y en el tiempo pasado, en los caminos recorridos, en los hijos, en la familia, y en ti amor mío; aún espero estar vivo.
Un día estaré muerto y ya será tarde para lo que es posible, para algún buen poema, para comerte a besos y sobre todo para cualquier principio.
Un día estaré muerto y no existirán dilemas como si todo existe porque yo lo he vivido. Ya estará todo dicho y si leen este poema, recordaran conmigo un trozo de mi alma que te he dejado en prenda.
Un día estaré muerto y en lo oscuro y abstracto, intento descubrir como me sentiría… Apagado, disperso como esas hojas secas que el viento del otoño hace rodar erráticas, desangelado, sin botes salvavidas que me traigan de vueltas o me guíen a otras playas con un rumbo apacible; en ese laberinto de oscuridad constante, ya nunca más habrá un horizonte vivo y tendré que existir para siempre dentro de mi agujero negro.
Un día estaré muerto y menuda la pena que ha de sentir quien ha sido un segundo una estrella radiante. Tener que perdurar dentro de ese horizonte que al final de la historia será lo último en desaparecer, y saber; que todo ese continente de contenido infinito e insustante dará su ultimo grito y desaparecerá.
Un día estaré muerto… Pero ahora, más reposado, pienso entre otras cosas; que así desaparece lo que por siempre ha sido.


sábado, 17 de enero de 2015

POÉTICA DEL PENSAMIENTO



Algunas noches, salía al corral de mi casa a echar un cigarro en el brocal del pozo; desde ese púlpito de ladrillos y apoyado en el cubo de zinc, meditaba sobre lo que me acontecía y además disfrutaba del majestuoso espectáculo de las estrellas. En la oscuridad luminosa de algunas de esas noches, me entretenía en imaginar las manos de mi madre en los trapos de cocina que colgaban puestos a secar en el tendedero…, el fósforo de las espinas de limpiar el pescado impregnando los trapos que se balanceaban fantasmales en la noche, y eso, jugaba en favor de la poesía.

Tendrás que golpear con fuerza si lo que pretendes es abrir o quizás derribar las puertas de mi casa. Tendrás que aporrear con un ariete con la cabeza de un carnero y hacer tanto ruido tus trompetas, que derriben las jambas donde apoyan. ¿Por qué quieres entrar, pretendes que levante la barrera y deje pasar tu alma por el largo pasillo? Tendrás que pagar un tributo... Escríbeme un poema tan sencillo que lo disculpe todo; llámame amigo.  

Siempre fui perro fiel en la acepción de la palabra más favorable al perro, quiero decir con esto: que fui confiado, dócil, amigo que de dar sin pedir nada a cambio; y sobre todo, amigos de sus congéneres. Siempre he tenido poco material que dar. Me he dado a mi mismo, a veces feliz y a veces triste; pero siempre sin pedir para mi nada que yo no diera. Vivía feliz dentro de la jauría y recorría con mis hermanos la sabana amarilla en busca de un bocado que llevarme a la boca. 

He empezado a leer demasiadas novelas… Tengo tanta experiencia que apenas paso de las primeras paginas. He escuchado demasiadas veces lo de…, “de mi vida se podría hacer una gran novela”; casi nunca es para tanto, todo lo más unas croniquillas cantadas en romanza y vihuela.

He soñado esta noche que mi padre moría y que acudía a despedirme de él. Allí estaba, en su lecho pequeño de dolor como siempre, le estuve enseñando ejercicios respiratorios que mejoraran sus maltrechos pulmones y he de decir que surtieron efecto; pues se entretuvo en dar dos vueltas de campana en el aire. Estando en esos avarientos, murió uno de los caciques del pueblo y asistí atónito a la recreación de mi poema el entierro con todo lujo de detalles. Fue increíblemente maravilloso y como novedad que reseñar, una banda de música interpretaba el vals de Shostakovich mientras discurría el cortejo por las calles del pueblo; luego el sueño desvarió por derroteros ajenos a los sueños. 

Desperté y recordé a Violeta, no sé muy bien porqué… ¡Violeta… Oh Violeta! El color de los sueños más húmedos, el derroche, la orgía y el sexo más hermoso. Violeta, amor mío, hasta el ultimo día serán verde tus ojos, el color de tu pelo (soy daltónico) y tu eterna sonrisa. Hasta el ultimo día seré tuyo y serás mía. Nunca quise ser nada, solo quise vivir. Sentir el sol caliente, la lluvia en la cara, el frío de las noches más negras al lado cálido y confortable de tu almohada. Nunca quiero ser nada, carezco de mayor ambición; solo quiero vivir y sentir el calor de tardes de verano a la sombra de un árbol y a la vera de aquella fuente de agua clara. Nunca querré ser nada, todo lo que yo he sido ha sido por tu causa; como ya sabes carezco de ambición, me cuesta una montaña hacer lo cotidiano y prefiero como ese árbol estar quieto y callado.


Un día de estos...  Un día de estos serás alguien importante. Todo tendrá sentido. Todo lo que has vivido no habrá sido en balde... Un día de estos, dejarás de ser una piedra en tu camino y aportarás a la vida tu granito de arena; aunque pequeño y ralo, merecerá la pena... Un día de estos, andarás tan ligero como cuando eras niño, aunque lleves en tus alforjas todo el peso del mundo, y ese día, será el día que sintiendo que eres útil, comprendas porque has venido a la vida. 

¡Soñar! Aunque tus sueños no consigas alcanzar, intercambiar ideas y sueños; porque hasta el más pequeño islote perdido entre la mar océano, se deja acariciar por las olas y preñar por las aves de la tierra.

¡Adoro las pequeñas cosas!... Las pequeñas cosas y las cosas sencillas. Entre el dedo anular y meñique un racimo de uvas lairén, descansando en tu mano una hogaza de pan blanco y moreno, aprisionando el queso con el pulgar al pan se deja rebanar al sol y aceite por el pez plateado de una navaja curva. Disfruta de la vida… Vívela intensamente. Eres pasado, presente, futuro y hasta de los errores se aprende. Aprende de los que ya vivieron, de su saber estar, de su saber, abre los ojos y aprende hasta el último aliento y no permitas que nadie viva la vida tuya... Por ti.