sábado, 31 de enero de 2015

AULLIDOS




¡Aúlla viejo amigo, que exhales la tristeza y calmes esa pena que te aterra!… Pienso en mis desvaríos, que ya domestiqué a mi lobo, que creo haber conseguido amansar a la fiera, y, que, aunque algunas noches aúlle a la luna…, hay otras que me clavo yo solito las uñas en las venas. 
Amigo en las fatigas, mi sangre se hiela cuando te siento cerca, algunas noches, triste recorres, la zona agreste de mi pensamiento. 
Como una ofrenda es tu aullido, magnifico, pero en mi mundo.  no quieren lobos que los perturben, y disfrazado, aúllas de pena  en ciertas noches de frenopático.  Sabes de sobra, que en esta vida, será la oveja quien te redima. 
Esta noche estoy triste, pues es triste esta vida alienante, y la pena, reabre antiguas heridas... Que sangran saladas.