domingo, 29 de marzo de 2015

RINCON MALDITO

Mi soledad sin descanso...


Existía un lugar donde esperaban los malditos al día del juicio final sin esperanza alguna de tierra prometida. Era un rincón dormido en el tiempo. 
Los primeros de Noviembre se visitaban e impávidos daban su bienvenida desde el umbral de hierba de la puerta del patio de los malditos. 
No existían nombres en esas lápidas de cal, solo una cruz en negro adornaba sus tumbas; quizás producto de la buena voluntad del que entierra en sagrado.
La ultima vez que oí hablar de ese lugar casi innombrable, fue en el entierro de un paisano que tuvo la mala idea de pegarse un tiro en la sien mientras rumiaba su mala suerte en el velador de un bar donde la piedad le dejaba pasar las frías noches de invierno.
Existía un lugar donde esperaban los desamparados al día del juicio final sin esperanza alguna de tierra prometida… Era un rincón dormido.






miércoles, 18 de marzo de 2015

ANTES DE MATAR




Contrariado de su favor perdido,
muerde ruin y con rabia la cebolla,
lloran sus ojos del acido inhalado,
sacia su sed salada en la derrota. 

El humo en el altar se alza taimado, 
tímido, temeroso, sin entrega, 
sabedor del fracaso de antemano 
de lo divino Caín se desespera.

Sangre, sudor, fatiga de labriego
no alcanza a comprender el desatino 
de un fiero Dios omnipotente y ciego.

Que incapaz de valorar el lóbrego 
trajín que necesita para con su destino,
da por buena la sangre de un borrego.