domingo, 3 de mayo de 2015

AL MAL TIEMPO... MALA CARA



Como vivo encadenado 
a un caballo de carreras, 
me han salido como espuelas
dos morenas; 
ahora arrastro con sordina 
el dolor más evidente, 
más debo disimular ante las gentes.
Quien me manda a ser esclavo 
de un trabajo mal pagado 
en un sillón, 
si me hubiera esmerado en estudiar,
 (o preparado para potentado) 
probablemente estaría, 
dándome la vida padre 
(la dolce vita) 
en un paraíso terrenal.
Ahora tocan dietas blandas, 
morisquetas, manzanilla 
y palangana; 
ya veremos si mañana 
las morenas 
me dejan de dar la lata. 
Mala suerte y con desgana 
he empezado la semana 
luciendo en las entretelas, 
dos enormes y coloradas… almorranas.