domingo, 2 de agosto de 2015

UN COME-COME







Mi pueblo un día perdió el azul mas azul y hasta el azul del cielo… Primero fue la torre de la iglesia, luego la fuente de la plaza, después la fuente pequeñita junto al ayuntamiento, luego se fueron yendo los inmortales y ahora tenemos un pueblo parcheado como una vieja cámara de bicicleta.

Cuando mi pueblo perdió el azul del cielo casi nadie se dio cuenta. Los maestros siguieron con la escuela, los niños con sus juegos, los labradores con su faena, el pueblo tuvo sus fiestas y la rueda del ultimo palo de fuego se perdió como siempre en la oscuridad azul oscuro más arriba del pico de la torre; pero cuando aquel año el alcalde decidió que una pista de autos de choque era mas importante para el pueblo que la mismísima fuente del azul nadie imaginó lo que ocurriría… Sacar a la luz glorias pasadas, como mucho te hará salir en las guías de turismo y sirve a veces para engordar el ego o para dudar, darte gustito, tomar perspectiva de las cosas, hundirte en la miseria, reflexionar… Tengo mi corazón en las manos, la sangre me chorrea por el bolsillo abierto de la chaqueta y un olor desinfectante a espliego inunda a todo el que quiere admirarlo ¡Que extraño, debo de estar soñando, pues nadie puede vivir con un corazón tan expuesto!

El equilibrio ¿Donde nace?… Nace, creo, que de una perfecta ecuación cuyos términos más importantes quizás sean y no son; porque dependerá del elemento propio e irrepetible de cada persona. En física responderían de la igualdad de fuerzas contrapuestas, de cantidades puestas en la balanza, de repulsión y atracción; pero hablando del equilibrio psíquico…, pondría sin dudar la ausencia del deseo o deseos. El equilibrio se consigue anulando al deseo, ignorar lo real es dejar para mañana la zozobra, las cuitas, los pesares, el dolor, la tragedia. Mirar hacia otro lado o esconder la cabeza entre las piernas no te equilibrara el alma.

Ahora voy a intentar comprender una afirmación poética que leí no se donde: “El equilibrio nace de ignorar si mañana seguiremos latiendo”… Si yo fuera inmortal no sería más feliz y equilibrado de lo que estoy ahora, probablemente sería un desgraciado inmortal o un desequilibrado ad infinitum, y precisamente porque soy un mortal; mi equilibrio nacerá de la conciencia misma de la vida. Tomar conciencia o despertar es lo que te dará el equilibrio sobre el dilema de la vida. Tomar conciencia de cualquier problema es empezar a solucionar el mismo.

Convendrás amigo filósofo que la eternidad no es para tanto. La eternidad es una madeja de hilo que un gato jugando desenreda y esta hecha de pequeños espacios... ¿Compartimentos estancos? Entre nacer y morir esta comprendida una eternidad, eso es todo lo que abarca. Como verás eternidad no es tiempo sino espacio, así que pretender tiempo para añadir a la eternidad es una ilusión y al no estar hecha de tiempo… Todos, absolutamente todos, vivimos una eternidad, de donde nace el concepto vida eterna es de una ilusión, las religiones nos quiere vender ese espacio y ese espacio lo hemos tenido siempre.

¿Porqué es tan importante el azul?… Lo mío es intuición, pero quizás los pintores o los físicos sabrán mejor que yo la respuesta… Prometo investigar la importancia del azul en las cosas y en el alma del hombre y otro día compartirlo con todos.