lunes, 26 de diciembre de 2016

TRES LUNAS







¿Lolita... Para quien pintas tus labios rojos medio escondida bajo la tenue luz de una sombra de miedo? Tiembla tu dulce mano mientras los coloreas como si dibujaras en un cuadernillo de escuela, brilla de amor tu rostro y brilla en mis verdes ojos el deseo mas lujuriosamente verde. ¿Quién borrará con hiel tu bonita sonrisa y cómo será tu despertar al sexo?… Cuando Lolita acaricia a su gato, acaricio su pecho y ronroneo feliz igual que el gato. Hermosa criatura que tengo en el jardín de mis amores muertos, sus ojos llenos de cantares y rimas; soñadores y siempre, siempre, incitando a pecar… ¡El aleteo de sus pestañas provocaban un huracán en mi pecho!



Qué bonita es esa mujer que anuncia la prenda que cubre sus senos! Sugerente como una tajada de roja sandia en plena canícula, mira directamente a la cámara o lo que es lo mismo, me mira descarada y me enseña sus formas. Mujer anuncio o anuncio con mujer, tus ojos se meten en mi alma y te sueña.


  
Un día soñé con una mujer de las estrellas... La vi, paseando sola, desnuda, y quise enamorarla. Yo, le busqué la boca, y aquella mujer no tenía boca; aún así, intenté imaginar como serían sus besos.  Yo, le intenté tocar su sexo, pero no tenía sexo, por lo menos entre sus piernas; aún así, intenté imaginar como sería. Creí, recorrer con mis manos cada palmo de piel, pero fue inútil, era de piel de estrellas, un plasma imposible de tocar sin fundirte con él; aún así, intenté imaginar como sería. 
Imaginé un futuro, en el que cuando queramos amar a otra persona, habrá que ir con cuidado; no vaya a suceder, que tu ser desaparezca fundido en otro ser…, y aún así, seguí intentando imaginar como sería.

   

sábado, 3 de diciembre de 2016

MIS LOCOS


Los locos...
Compañeros de sueños
y el azul de la luna
en la ventana.

Los locos
del pabellón de ingresos...
Veinte camitas solitarias,
y en esas veinte islas;
veinte sueños
viven la noche trágica.

Los locos...
Yo era el pastor de sueños,
envuelto en el sudario
blanco de mi bata;
donde al cinto repican,
repicaban...
Un manojo de llaves asustadas.

Los locos...
Noches interminables
vigilando sus sueños,
y cuando me cansaba;
me acostaba
en alguna de aquellas
islas deshabitadas.

Los locos...
Yo,
y la luz de la luna;
azul y pálida.

domingo, 13 de noviembre de 2016

DE MANUAL...



Para quitar una máscara o desenmascarar...

La mano,
abierta sobre la cara.
Apretando,
las uñas, como una garra,
y garra… Rrrrrr,
desgarra carne si hiciere falta.
Toda la vida
fabricando una cascara,
para luego
mudar como serpiente,
o desnudar la piel
de la cara del alma.

Alguien que haya
podido ver a Dios,
olvidará que vio.
Esa premonición,
como  grano de arena,
se enquistará en tu alma;
ostra olvidada
en el fondo de un mar
que desconoces y amas.

Te aplicarás,
al remedio de nácar,
y una tras otra;
fabricaras, 
las diferentes capas.
La perla,
es la metáfora.
La sangre de tus manos,
y en la cara;
caminitos de araña.
Para quitar la mascara,
no basta con mirarte
al espejo de casa…
Tienes que estar adentro,
en la otra cara.

martes, 1 de noviembre de 2016

EL GUARDA


Sobre guardar secretos... Soy guardián de secretos que abren las puertas de las almas. Subir la calleja del molino, me llena de nostalgias; toda esa luz amarilla, pintando la ruina de las tapias desnudas. 
La belleza en invierno es decadente, escondida, temerosa y asustada como un niño en lo oscuro. ¡Que belleza del sol de los abuelos… Lástima de la noche tan cercana! 
El único viaje…, comparar la vida como si fuese un viaje. He cambiado el paisaje de mi vida, he dejado seguridades adquiridas a lo largo de treinta años y empiezo a transitar otros caminos. Mañana, comienza algo importante, otra etapa de mi viaje, pequeños cambios producirán grandes modificaciones, es cuestión de estar atento a los nuevas jugadas del camino. Habrá que andar y ver. Ojos abiertos hasta durmiendo. Abrir los ojos de adentro y auscultar... Cosas sencillas, nada de extravagancias, espartano de gesto y gasto, sentir la tierra que pisas bajo los pies alados del destino. 
Cuando tenga más gana, me marcharé ligero como el agua, acariciando orillas en busca del olvido. Lloro, solo pensar en los que aquí se quedan en busca de otras playas donde dejar su huella. 
Atrás quedaron días de ira, miedo, odio y pena… Apoyado en las jambas de la puerta, como un ángel guardián o un cisne alicortado, triste y llorando tristeza por cada uno de los clavos... ¡Qué tristeza de vientos asustados! Me sudaban las manos, tu, me mirabas por dentro, y yo, te rehuía la mirada con miedo que vieras la pena... Esa sonrisa triste, que percibo en las fotografías de aquel tiempo de siembra, el bigote de gato arramblado en la cuneta agreste, y la sonrisa sin color en el alma. 
¿Dónde se van las almas tristes? ¿En que limbo olvidado serán cautivas? Quiero volver, hacer las paces y perdonarme todo el dolor causado contra mi propia vida... ¡Si supieses la mitad de lo que se de mí, entenderías mi llanto!


domingo, 9 de octubre de 2016

POEMAS DE OTOÑO




Días de inquietud y otoño. Se divierten las hojas alborotando el viento. Las poquitas que aun quedan, parecen mariposas asustadas. Se balancean las ramas, y al arrullo del viento con las hojas, resuenan cascabeles… Pienso en lo ya pasado y suspiro. La imagen de este casi desnudo árbol, me recuerda a mi vida. ¡Que pocas hojas quedan!
Últimos días de otoño, depresión y esperanza. Las hojas en el suelo, recuerdan con nostalgia… ¡Aires de primavera!


Hastío y tedio. Otoño. Las moscas zumban y molestan pegajosas. Están vivas y tú no estás vivo. ¡Asco de vida! La bamba. El columpio… Columpiarse, bamboleo. Arriba y abajo, sin pensamientos. Abajo y arriba, paseando el aire. Por el aire, por el aire y por el aire.
¿Cómo burlar al tiempo? Bamboleo, bamboleo; vivir de abajo a arriba y morir de arriba abajo. Dejarse caer y en un pulso quedar suspendido sin pensamientos.
Otoño. Las moscas zumban y molestan pegajosas. Están vivas… Tú, también.


¡Qué tristeza de otoño mojando los tejados! Y que tristeza de lluvia. Nostalgia de otras vidas y otros tiempos, resbalan por las tejas en caída libre. Que brillante tristeza y que tristes los cielos cenicientos.
Huérfana la alegría de callada nostalgia, mientras mansa, la lluvia va arropando a la tierra. ¡Qué profundo silencio y que recogimiento del polvo de la tierra! Admito solitario, que me siento en el suelo a llorar la tristeza… Cuando mansa y callada cae la lluvia en la tierra.
¡Qué tristes son los días cuando cae así la lluvia... Qué sonora tristeza!

sábado, 8 de octubre de 2016

VIEJO


Tengo miedo al futuro imperfecto, al dolor traicionero, a morir como un perro y a dejar de ser esto que siento ser... ¡Larga vida a la melancolía de un recuerdo!
No escribir nada  que no sea sentido…, contar una historia es un ejercicio de la imaginación. Todo lo que imaginaba que era la vida  ya ha pasado, ¿ahora?  dejarse llevar por la inercia. Estoy jugando a ser viejo porque sé que aun soy joven.
¿Qué es un viejo...? Viejo es algo que se cae a trozos, viejo es un perro viejo que apenas lo sostienen las pulgas y se arrastra llorón y lastimero a lamerle las manos a quien tanto ha querido… Bueno, este no es viejo; lo que es bueno no debería ser viejo.
Viejo es alguien que aunque joven ya piensa que no tiene futuro, y si es viejo de tiempo, se ha fumado la vida y con dos dedos apura ansioso y pega las últimas caladas a la colilla esperando.
Viejo es alguien incapaz de enamorarse, que está tan duro y seco que le cuesta agarrarse al circulo del salvavidas de un amor.
Viejo es lo que huele mal, o lo que es peor ya no huele a nada… Amargado y silente e incapaz de un eructo, encerrado en si mismo, arrugado y tan seco como el sarmiento de las cepas antes de ser podadas.
Viejo es una palabra impertinente, viejo es en si mismo un continente al que solo le falta colocarle un tapón  y pegar una etiqueta de acabado.
Viejo es aquel que arrastra por el suelo las zapatillas y añora ese otro tiempo en que viajaba levitando.
Viejo, viejo, viejo; repitiendo en un carrusel innecesario lo que no es consistente…, el viejo…, el mar es viejo…, eres como un caracol atribulado…, el mar es joven…, el peso de un pasado, el miedo y un chasquido de los secos sarmientos de tus dedos, el mar y… Desaparecer.

viernes, 7 de octubre de 2016

VEO

BY Gregory Colbert. (Fotógrafo maravilloso)

Te veo quiere decir que existes para mí y un desgraciado puede ser cualquiera… Desgraciado es aquel que no es feliz a fuerza de pasarle desgracias, también es desgraciado el carente de gracia, el malaje…, existen muchos tipos.
Aleluya… Dame esas botas de agua que voy a pasear bajo la lluvia, voy a pasear por el bajo inundado hasta dar con la tapa del sumidero. Aleluya, aleluya… El frasco de las esencias que tiraron al patio de luces, está llenando el aire de aromas de eucalipto y todos se marean menos el sombrerero. Estoy algo cansado para la arqueología, hace tiempo que dejé de ser mago y sacar de la chistera de metáforas, algo lo suficientemente hermoso que ponerle palabras.
Una atmósfera golfa de azulados neones y unas niñas pintadas para ir de verbena… Falditas cortas que hacen largas sus piernas de gacela, y unas camisas blancas desabrochadas despreocupadamente, por donde  asoman lujuriosos el balcón de sus senos… ¡Si yo pudiera!
De pequeño, me gustaba soñar que llovía, y que la lluvia arrastraba la balsa tienda, donde me gustaba imaginar que dormía en previsión de un supuesto diluvio… Siempre acabé en el mar de mis sueños.
Padre… Amparo y devoción al evocar tu nombre, padre… Un olor especial al entrar en tu estancia, padre… Estoy desesperado, y aunque no se me note o disimule ¡qué hacer en esta vida cuando vienen mal dadas? Me vendría bien un consejo de padre; tú, que viviste todos los  desconsuelos. Las personas que queremos no se tenían que morir nunca, o una vez muerto, deberían de disponer de dispensa para venir de vez en cuando de visita. 
Madre… ¿Sabes madre, me gustaría poder llamar de nuevo a la puerta de tu casa con la aldaba, que abrieras y  me echaras una bronca porque la cena cansada de esperar ya estuviera fría, me invitaras a entrar y dijeras que hace una noche de perros y como hijo obediente yo fuera tras de ti?
Conquistar lo grande y dominar lo pequeño… Recuerdo cuando para viajar al espacio solo necesitaba de un panel simulado con dos pantallas de televisor viejo, un teclado y un traje plateado de astronauta… Han pasado sesenta años y todavía no se ha llegado a la puerta de al lado. Triste desilusión, el hombre jamás podrá llegar donde llega la imaginación de un niño.

Nada es lo que parece y nada parece lo que es. Al mediodía cuando todos dormían, deambulaba solitario como un perro paseando sombras, y recorría las aceras del pueblo en siesta.
¡Hay que joderse!... Aunque te estés muriendo, hay que seguir cagando hasta el último día... A veces, soy pueril y caprichoso como este pensamiento.

martes, 4 de octubre de 2016

SOY TIMIDO



Acá. Estirado en el suelo. Casi desnudo. Las manos en la nuca de almohada. Aprovecho la sombra de la tapia y contemplo el cielo azul, no pienso (en) nada… Pero estoy en el mundo, en mi mundo; siento correr la vida por mis venas.
Cierro los ojos, respiro bien hondo y pierdo la noción del tiempo… Es la hora de la siesta y no hay prisas. El pueblo entero está dormido.
Solo una hormiga caminando en mi pecho. ¡Le debo parecer inmenso!
Imagino tu cara. Sonrisa de suficiencia… ¿Tú lo sabes? ¡Eres mala, me buscas y provocas a sabiendas, el día que controle esto un poquito, vas a ver lo que es bueno!
Soy tímido… Aunque en lo oscuro me crezco, se esfuman y difuminan los apuros ¿cómo canalizar esa cascada?
Soy tímido, y esto me hace un hombre de acción superlativo; mientras me muevo no hay bloqueo mental..., aunque esta hiperactividad acabará conmigo.
Soy tímido, cuando te acercas a mí me tambaleo, te esquivo la mirada. Eres para mi corazón, peor que un bombardero.
Soy tímido… Te lo juro mi vida cuando controle un poco más, vas a ver lo que es bueno. Te voy a borrar esa sonrisa de suficiencia que tanto me acojona.
Tú, me dices que el amor es el puerto donde deseas llegar, y yo pienso... El amor nunca puede ser puerto, puesto que no es destino, y tampoco es naufragio del ser, aunque naufrague. 
El amor, es un tramo de río que navegamos juntos, o un tramo de camino en que nos apetece caminar cogidos de la mano. ¿Porqué no es un destino, me preguntas...? ¡Porque amar es abandono y dejarse ir hacia ninguna parte!



miércoles, 21 de septiembre de 2016

LA MAGIA SE ESCONDE BAJO LA SOMBRA



Todo lo que describo está dentro de la burbuja de un recuerdo... Regresa la cigüeña a su nido de siempre, planea bajo un azul limpio de nubes, revolotea en la torre y aterriza flotando; toda la belleza de su volar suave, contrasta con lo patoso del movimiento sobre el nido... Crot, crot, crot.
Bajo la torre bulle la vida... El cartero reparte la correspondencia, el policía saluda  al secretario del alcalde que pierde el culo calle abajo con su carpeta bajo el brazo, un airecillo cálido levanta un remolino que parece jugar a malabares con los  aisladores de porcelana de los cables eléctricos, en el corral de la casa de al lado, Juana refriega en la telera ropajes  del labriego que le ha dado tres  hijos y toda la fatiga de una vida, los niños juegan a perseguir una naranja verde, bajo la sombra de uno de los naranjos, unos mozalbetes comentan los últimos chismes del mundo, el guarda de la plaza acaba de limpiar la fuente del verdín de un invierno , una libélula  extiende al sol sus alas, que brillan con un azul acero magnifico… Levanta el vuelo impulsando en la ligera brisa toda la fuerza del universo, cabalgan en su alas sendas gotas de agua y un arco iris, que luce por un instante sobre la fuente azul e inunda el cielo del color del ensueño; tañe lamiendo el aire la campana de la torre y su sonido rompe la magia de este momento único.


viernes, 19 de agosto de 2016

REFLEXION Y POESIA







Cuando se fueron mis seres más queridos, estuve ausente de los acontecimientos. Entre el miedo a la muerte y el miedo a perderlos, opté por no hacer nada. A veces me arrepiento de no haber hecho otro esfuerzo y aunque de nada vale, siempre me lo echaré en cara... Diga lo que se diga, no existe un día igual a otro y raro es el día en que la vida no pone a prueba lo que somos.

¿Hasta qué punto hemos perdido la intimidad necesaria para ser uno mismo? Hoy todo el mundo parece desear salir de algún lugar y publicar a los cuatro vientos su intimidad mas intima; creo que todos debemos tener un secreter con un cajón secreto, por higiene absoluta y para sentirte único… Reniego del psicoanálisis, de confesar querer matar al padre por amor a tu madre o de cualquier otra filia o fobia... Contra el miedo a la vida, aceptación y valentía para superarla; nadie es mas valiente que uno que aprendió a superar sus miedos.

El verdadero sur está en la tristeza intrínseca de sus moradores, su tópica alegría, esperpéntica y exagerada, no puede disimular la amargura de siglos de sufrimientos y esclavitud. Los olivos de Jaén, (Tótem) como mucho es la excreción simbólica de dicha tristeza… Amarga, (frutos) retorcida (ramas) y seca como su tierra.


Una ciudad inmensa... Cien pájaros se cruzan en el aire ¿Dónde se van los sueños y cómo vivir en esos universos tan pequeños? Sueñan los que aun sienten el ruido primoroso de este ingrato inframundo con las gaviotas que hablan de unos mares cercanos y en las cubiertas de las chimeneas, los capuchones locos giran incansables empujados por la mano invisible del viento de la tarde... ¿Dónde fueron los sueños de los que ya se fueron?