lunes, 9 de mayo de 2016

HOY LLUEVE COMO AYER



Llueven las canales… Es primavera, la cortina de flores se ha empapado igual que una cuneta y los charcos como espejos, reflejan un pasado muy lejano.
Mi antigua casa en penumbra, es un palacio vacío donde retumba la tormenta, y el viento se enreda en los cables eléctricos susurrando imposibles. 
Observo emocionado el trajín de mi madre y su imagen añorada me hace llorar… Observo la lluvia y recuerdo aquel canto infantil.

¡Que llueva, que llueva...
que llueva hasta que duela,
de sentimiento y pena
que si, que no,
que caiga un chaparrón
que inunde el corazón…!

Llueven las canales, es primavera, el sonido del trueno se oye lejano; la tormenta se aleja y en el viento furioso empiezo a escuchar un susurro de voces. Son los míos, que al arrullo del viento… Me llaman.