domingo, 25 de junio de 2017

LUNA Y MUJER





Noches de luna...
 Y  descubrir tu cuerpo 
en la reja de luz 
de la persiana.
Noche de luna... 
Y sentir los latidos 
de un corazón 
entregado o rendido. 
Noche lunada...
Sorprender extasiado
el enredo del vello 
de tu dorado pubis
y en sus hilos de seda
admirar a la luna 
brillando en mi saliva.
Alma de luna...
Temblorosa y cautiva,
recorrer dando besos
cada palmo de piel.
Me imaginaba que era... 
Como un caracol 
tras la lluvia de abril,
recorría baboseando
toda tu anatomía;
y me paraba a oler 
el perfume del sexo,
subía olisqueando 
tu cuerpo y sentía 
el calor de tu sexo 
en mi pecho y enterrado 
en tu cuerpo… Moría.

sábado, 17 de junio de 2017

DUDAR 1




Pasaron muchos años... Pasaron como pasa en los sueños, imperceptiblemente; Flotando etéreo con el polvo del tiempo, la vida sucedía como ajena al destino, y el la sorprendía mirando desde el porche la plaza; nada hacía presagiar lo que sucedería.
Mientras tanto, la vida sucedía ajena a todo... El desierto comenzaba con aquel primer paso, atrás dejaba la civilización, y en su horizonte, la aridez y la arena infinita. ¿Cómo cruzar un océano sin conocer los puntos cardinales? Decidido y valiente comenzó a caminar, el creyó que iba al norte en busca de su añorada Thule.
En los aseos de un tren destartalado, la besó con toda la ternura del que besa por primera vez; se miró en el mar de sus ojos azules y supo que existía la verdad. Entre un cambio de vías, se le escurrió el amor y siguió caminando esta vez persiguiendo su estela.
Suena estridente el despertador. Amanece y sigo cansado, toca currelo... Nada mas abro un ojo y estoy lleno de dudas; intento recordar desde cuando recuerdo. ¡Oh Señor cuantas veces desastre!  ¿Porqué dudar? La duda ofende..., sobre todo al que duda... ¿Y si viviéramos dentro de un agujero negro? 
A veces, es alguien quien te hace notar la belleza en los otros; entonces se ilumina un rincón del espacio que ignorabas y te sientes un poco más completo... El mono se hizo hombre y habitó entre nosotros.
Hay un tiempo en la vida, en que todo parece natural; aunque a los que nos vean y quieren no se lo parezca… He dejado de amar a locos que adoré como héroes, me partirán la boca si blasfemo; pero he dejado de amarles. Alguna vez creí, aunque por donde vuelo ahora, no me asomo ante altares, ni me paro al olor de ese místico incienso. Solo creo… Tan solo creo, en las palabras de los ojos que miran.






sábado, 10 de junio de 2017

NO QUIERO OLVIDAR


Se me olvidan…
Se me olvidan las cosas 
que imposibles se olvidan.
Se me olvida su rostro,
ni rastro de su risa, 
se me olvidó el otoño 
que pasó por mi vida… 
Hago esfuerzos;
 lo juro por los dioses, 
la niebla de esta amnesia 
difumina su rostro y
para este olvido "exquisito", 
no existe medicina 
que no implique 
desear tu retorno y
soñarte que vuelvas... Cada día.

LA DECISION


La indecisión… Mariposas para olvidar los sueños. Se te hunden los centros y hay que olvidar lo justo para seguir mirando al frente, la claridad mental empequeñece ante la indecisión, ya falto de caminos por donde transitar; no sientes el latir de lo vivo…, te pareces a ese pez que boquea desesperado un horizonte acuoso.
Escribir lo que se piensa de la vida es tarea dura y desagradecida… Tengo ganas de volver a mis centros, a tirar de raíces; aunque para ello tenga que revivir fantasmas del pasado. La apreciación que uno tiene del mundo es relativa, uno saca del uno toda las historias que contar y yo me pregunto, ¿a quién contar la vida si a nadie parezco importar mucho? Uno es mucho más que humo, uno es mucho más que niebla, es más que ruido, más que sombra y si me río sin gracia, la sombra de uno es once.
Conozco una historia… Soy uno, soy muchos y yo, conozco a uno que después de todo lo que había vivido intentando ser lo que otros querían se quitó la vida, se cortó el gañote por no haber vivido como le pedían las tripas; se abrió media luna y pintó de rojo su último poema. Un verso de sangre se vertió calmado en el viejo piso… Arrodillado. Los ojos como dos huevos duros, sorprendidos miraban un vacío sin respuestas; la media luna de su cuello, las moscas y la patina brillante de la sangre seca.
Zumban los moscardones una oración al muerto y cuelga de su brazo derecho la mano muerta que aun sujeta un cuchillo que forma parte de las losas de sangre seca. El otro brazo parece roto, desprendido del árbol de la vida, con el puño cerrado para no dejar escapar la rabia que le llevo al final de la cuenta atrás; ya no es persona, solo es una estatua o un muñeco de feria, de esas que intentan provocar miedo en la oscuridad y solo causa risa floja.
A su espalda la pared blanca refleja la sombra aun viva que se desplaza ajena al drama acompañando al día, enfrente otra pared blanca; sin embargo esta estatua de carne que fue viva podría salir perfectamente en procesión santa por las calles de la villa. ¿Porqué si todo fue correctamente usado, se quitó la vida... Un defecto de forma? Eso decían antes, que hay que cuidar las formas. 
Yo creo que se quitó la vida porque creía hacer lo correcto,  y sobre todo por hacerle caso a sus tripas. Hay veces que el nuevo córtex, el que domina, anula los deseos, nos hace infelices y no basta vivir como quieren que vivamos... Esta contracorriente, en un salmón tiene sentido; pero en el hombre, la civilización actúa como un corsé que ahoga y asfixia.
La decisión tomada. Mariposas para olvidar los sueños, se te hunden los centros y hay que olvidar lo mismo... Siempre lo  justo para seguir mirando al frente.

viernes, 9 de junio de 2017

BREVIARIO I






Tango tristeza.
Ayer en la noche,
bajo la amarilla luz de un farol... Como en el tango.
¡Que tristeza de luz amarilla!
¡¡¡Deberían de prohibir la tristeza!!!





¡¡¡ Banzai !!!
¿Cómo seguir la marcha 
cuando no quedan fuerzas?
La sonrisa ancha... Sin pena.
La mirada al frente... Sin miedo.
Comerse las fatigas 
y vomitar la rabia.
Solo al final...
La mirada perdida.
Contra la vida, solo gana la muerte.
¡¡¡Infinita compasión la de la muerte!!!



Espíritus del aire!
Acabaremos todos,
varados en la orilla.
A menudo..., muy a menudo,
los sueños no se cumplen.
Enjaulad al pensamiento,
este se escapará
con el viento del conocimiento.
¡Espíritus del aire!
Para sobrevivir…
¡¡¡Necesito de alondras que al atardecer canten!!!



La vida se asemeja a un remolino de viento..., una pirueta inesperada entre silencios; una luz que se enciende y que se apaga... Casi nada.
Paseando un camino de mi infancia, recordaba a mi padre y como este me protegía de la lluvia tras su espalda.
Lagrimas..., gotas de sentimiento y esencia de recuerdos. Lagrimas… lluvia del sublimado de mares interiores de mi alma. Lagrimas..., lagrimas, lagrimas, lagrimas. ¡¡¡Lluvia de sentimientos tras la tormenta de un recuerdo!!!




Para procurar el sustento de los míos... Algunos días debo aparcar mi vida a un lado del camino, desandar lo pasado y volver a la mina. Después de arduo trabajo removiendo la tierra... Unas cuantas pepitas doradas alumbran el cuenco de mi mano. Debo de darme prisa en volver al camino… ¡¡¡Me espera la familia y mi vida!!!

domingo, 4 de junio de 2017

GUINDAS O CEREZAS


¿Genio o locura? Si la razón puede sobrevivir a la locura, (y te juro por Dios que estar loco de locura no es nada encantador) es porque Dios sabe jugar muy bien al escondite, y solo así, ocultándose, puede sobrevivir. Existe una locura que es “genio”…, pero esa es otra clase de locura (locura razonada) con la que una persona creativa puede sobrevivir; pero ahora mismo te digo, a sabiendas, que… ¡Loco de locura, ni en pintura la quieras!
La zona oscura, calleja sin salida, laberinto sin hilos, la tapia, un piso de ladrillos, un niño que suspira, la sofocante brisa, los gatos que lo observan, pompas en la azotea… Deseos de sal y azúcar.
Sobre el arriendo de unas tierras… Las naciones olvidan que la tierra que limita sus fronteras son de arriendo, cualquier persona puede vivir en ella si paga sus tributos.
Empacho de bellezas chinas. Materialismo, hay que estar regalando cerezas toda la vida: empacho de belleza, empacho de bienes que no sirven de nada, y otra vez, empacho de cerezas.
No hay que embellecer la realidad. ¿Hay que contar la historia tal como te gustaría que hubiera pasado? ¿Qué pasaría? ¿Inventarse de nuevo, escribir de nuevo la vida? ¿Porqué no...? ¿Qué efecto tendría sobre tu vida?
Entre la lluvia y yo, un paraguas… La luna en el agua, un claro de luna en tu cara y sobre un claro de luna blanca… Los niños se bañan de calma y silencio. Lo negro. ¿Cómo iluminar lo oscuro? La luz da esperanza al tiempo de espera. ¿A ver si eres capaz, de dibujar un recuerdo en la cortina del humo blanco del sahumerio?
Bonita melodía la que suena en la radio… ¡No entiendo un carajo de inglés! Pero me retrotrae a una azotea blanca, un cielo de verano, el bailar agarrado, unos ojos azules que jamás volví a ver; solo recuerdo, que durante el baile, ella me sonreía y tarareaba al oído aquella melodía.

domingo, 28 de mayo de 2017

DESEO I


Era muy joven... Yo, 
y yo me bebía su aliento; 
agitado, no revuelto 
y para nada frío. 
El yugo de mi brazo 
alrededor del cuello,
asfixiando... 
Y empapado del olor 
de su pelo mojado 
tras la lluvia de aquella primavera,
extasiado...
La besaba en la boca, 
y resbalaba loco 
hasta el balcón 
agitado, no revuelto 
y para nada frío... 
Del alba de sus senos.


jueves, 13 de abril de 2017

BLUES



¡Ultimamente siempre me están jodiendo...! Las abuelas decían, que las flores en el patio necesitan de la compañía cercana de otras plantas; sentado con la fresca en la sillita baja y somnoliento, más de una vez intuí el enamoramiento entre los geranios de múltiples colores preocupados por los pequeños lunares que surgían en el mar de sus pétalos.
¡Cuanta  amargura! Sentir la debilidad de la tristeza o la melancolía y sobre todo, ese miedo a morir estando vivo. El que escribe no tiene edad cronológica, pues tiene todos los años de su vida y los que ha aprehendido de otras... Sentado ante un abismo en la vida se siente entregado al destino: como un cordero camino del degolladero, como un cerdo atado de pies y manos y tendido en la mesa del sacrificio. ¡Dios… Esto parece un matadero, y empiezo a oler la sangre salpicando el lebrillo!
He pasado la tarde junto al banco de piedra que está delante de la escalera de la sacristía, de la mata de campanillas azules, he arrancado con mimo una flor, y con la delicadeza del que abre una ofrenda; he extraído el pistilo y como si de una borla de gorra militar se tratara, la he pegado con saliva en mi frente; ahora soy un soldado que marcha alegre y confiado a la guerra, sin saber que es la guerra. Sueño con ser un héroe que vence a mil enemigos de su casa y de su pueblo; pero he sido vencido...,  indefenso, atado de pies y manos, ante la vida comparezco cargado de cadenas.
¡Vamos reina! Llevas el ritmo en la sangre, tu mandas y gobiernas, y si te paras, yo stop... me bajo contigo a seguir tu alma azul... ¡Oye, tú, que ultimamente... Siempre me estás jodiendo!