domingo, 25 de junio de 2017

LUNA MUJER





Noches de luna...
 Y  descubrir tu cuerpo 
en la reja de luz 
de la persiana.
Noche de luna... 
Y sentir los latidos 
de un corazón 
entregado o rendido. 
Noche lunada...
Sorprender extasiado
el enredo del vello 
de tu dorado pubis
y en sus hilos de seda
admirar a la luna 
brillando en mi saliva.
Alma de luna...
Temblorosa y cautiva,
recorrer dando besos
cada palmo de piel.
Me imaginaba que era... 
Como un caracol 
tras la lluvia de abril,
recorría baboseando
toda tu anatomía;
y me paraba a oler 
el perfume del sexo,
subía olisqueando 
tu cuerpo y sentía 
el calor de tu sexo 
en mi pecho y enterrado 
en tu cuerpo… Moría.

sábado, 17 de junio de 2017

DUDAR 1




Pasaron muchos años... Pasaron como pasa en los sueños, imperceptiblemente; Flotando etéreo con el polvo del tiempo, la vida sucedía como ajena al destino, y el la sorprendía mirando desde el porche la plaza; nada hacía presagiar lo que sucedería... Mientras tanto, la vida sucedía ajena a todo.
El desierto comenzaba con aquel primer paso, atrás dejaba la civilización, y en su horizonte, la aridez y la arena infinita. ¿Cómo cruzar un océano sin conocer sus puntos cardinales? Decidido y valiente comenzó a caminar, el creyó que iba al norte en busca de su añorada Thule.
En los aseos de un tren destartalado, la besó con toda la ternura del que besa por primera vez; se miró en el mar de sus ojos azules y supo que existía la verdad. Entre un cambio de vías, se le escurrió el amor y siguió caminando esta vez persiguiendo su estela.
Suena estridente el despertador. Amanece y sigo cansado, toca currelo; nada mas abro un ojo y estoy lleno de dudas..., intento recordar desde cuando recuerdo... ¡Oh Señor cuantas veces desastre!  ¿Porqué dudar? La duda ofende sobre todo al que duda... ¿Y si viviéramos dentro de un agujero negro? 
A veces, es alguien quien te hace notar la belleza en los otros; entonces se ilumina un rincón del espacio que ignorabas y te sientes un poco más completo... El mono se hace hombre y habita entre nosotros.
Hay un tiempo en la vida, en que todo parece natural; aunque a los que nos vean y quieren no se lo parezca… He dejado de amar a locos que adoré como héroes, me partirán la boca si blasfemo; pero he dejado de amarles. Alguna vez creí, aunque por donde vuelo ahora, no me asomo ante altares, ni me paro al olor de ese místico incienso. Solo creo… Tan solo creo, en las palabras de los ojos que miran.






sábado, 11 de marzo de 2017

DOS





Pensamiento... Los ojos con los que veo a Dios son los mismos que con los que el me ve a mí. Mi madre decía que yo poseía un don ¿Cuál sería y qué barruntaba?  
Dicen que la soledad hay que desearla, me gusta la soledad de todas las maneras imaginadas; me gusta hasta cuando hace daño.
El pasado es un caballo que pasea una llanura inexistente, se podría decir que machaca un páramo frío y lleno de fantasmas. 
Me gusta la hora del día en la que ya no queda otra cosa que entregarse a los sueños, dormir es lo que me pide el cuerpo; pero si aguanto el apretón inicial suelen venir a verme los duendes.
Gusto, oído, olfato, vista y tacto son los sentidos físicos. Arrobo, meditación, alegría, tristeza, timidez, valor, lujuria y cariño; sensaciones del alma. 
La historia es lo que queda de vivir una vida, otros la cantaran cuando hallamos partido; añadiendo y rellenando huecos que yo solo conozco. En la noche cerrada… Las estrellas, tu y los perros que ladran.


Pensamiento... No es lo mismo ver el mundo de dentro afuera que al revés... Sólo durante alguna etapa de la vida compartimos el mundo.
Dentro o fuera… Dentro está el universo, concentrado, caótico o disperso; afuera arrecia la tormenta.
Dentro, bulle la caldera del magma presagiando erupciones; afuera una tundra en silencio mientras nieva.
Dentro, suele estar mi ruina y mi gloria; mientras que afuera, un vientecillo suave me despeina.
Dentro me duelen las cuadernas de recorrer navegando todo un océano de lagrimas y afuera toda esta realidad de azul y niebla.
¡Mis padres!... Se me llenan los ojos de mariposas blancas cuando los siento cerca en el recuerdo. Ahí los tengo juntitos, pegados en el corcho de los sinsabores con unas chinchetas de colorines… Soñar con la gloria es un privilegio al alcance de muchos, aunque son pocos los que llegan a acariciarla.