viernes, 24 de febrero de 2017

HIPOCRITAS



La fachadas eran blancas, eran, inmaculadamente blancas; pero a algunos se le olvidaba y debían encalar todos los días… Encalar, hay que matar cal viva para poner cal muerta y apagada en las paredes de una vida.
 

Sur.
De fachadas
blancas e inmaculadas,
y de corrales
desconchados y oscuros.
Blancas fachadas
donde colgar lo bello,
corrales negros que
ocultan la miseria.
Fachadas blancas,
donde las niñas guapas
enamoran y sueñan.
Descuidados corrales
donde se despioja
y peina la belleza.
Manos y manos de cal,
para ocultar la mierda
que escupe este sur,
este sur que es el mío.
Un sur…
Que yo solo recuerdo.

Sur,
donde los ricos por Navidad…,
invitaban y sentaban
a doce pobres en la mesa;
pero el resto del año,
lo dejaba vivir...
¡O morir en la miseria!