sábado, 11 de marzo de 2017

DOS





Pensamiento... Los ojos con los que veo a Dios son los mismos que con los que el me ve a mí. Mi madre decía que yo poseía un don ¿Cuál sería y qué barruntaba?  
Dicen que la soledad hay que desearla, me gusta la soledad de todas las maneras imaginadas; me gusta hasta cuando hace daño.
El pasado es un caballo que pasea una llanura inexistente, se podría decir que machaca un páramo frío y lleno de fantasmas. 
Me gusta la hora del día en la que ya no queda otra cosa que entregarse a los sueños, dormir es lo que me pide el cuerpo; pero si aguanto el apretón inicial suelen venir a verme los duendes.
Gusto, oído, olfato, vista y tacto son los sentidos físicos. Arrobo, meditación, alegría, tristeza, timidez, valor, lujuria y cariño; sensaciones del alma. 
La historia es lo que queda de vivir una vida, otros la cantaran cuando hallamos partido; añadiendo y rellenando huecos que yo solo conozco. En la noche cerrada… Las estrellas, tu y los perros que ladran.


Pensamiento... No es lo mismo ver el mundo de dentro afuera que al revés... Sólo durante alguna etapa de la vida compartimos el mundo.
Dentro o fuera… Dentro está el universo, concentrado, caótico o disperso; afuera arrecia la tormenta.
Dentro, bulle la caldera del magma presagiando erupciones; afuera una tundra en silencio mientras nieva.
Dentro, suele estar mi ruina y mi gloria; mientras que afuera, un vientecillo suave me despeina.
Dentro me duelen las cuadernas de recorrer navegando todo un océano de lagrimas y afuera toda esta realidad de azul y niebla.
¡Mis padres!... Se me llenan los ojos de mariposas blancas cuando los siento cerca en el recuerdo. Ahí los tengo juntitos, pegados en el corcho de los sinsabores con unas chinchetas de colorines… Soñar con la gloria es un privilegio al alcance de muchos, aunque son pocos los que llegan a acariciarla.