jueves, 13 de abril de 2017

BLUES



¡Ultimamente siempre me están jodiendo...! Las abuelas decían, que las flores en el patio necesitan de la compañía cercana de otras plantas; sentado con la fresca en la sillita baja y somnoliento, más de una vez intuí el enamoramiento entre los geranios de múltiples colores preocupados por los pequeños lunares que surgían en el mar de sus pétalos.
¡Cuanta  amargura! Sentir la debilidad de la tristeza o la melancolía y sobre todo, ese miedo a morir estando vivo. El que escribe no tiene edad cronológica, pues tiene todos los años de su vida y los que ha aprehendido de otras... Sentado ante un abismo en la vida se siente entregado al destino: como un cordero camino del degolladero, como un cerdo atado de pies y manos y tendido en la mesa del sacrificio. ¡Dios… Esto parece un matadero, y empiezo a oler la sangre salpicando el lebrillo!
He pasado la tarde junto al banco de piedra que está delante de la escalera de la sacristía, de la mata de campanillas azules, he arrancado con mimo una flor, y con la delicadeza del que abre una ofrenda; he extraído el pistilo y como si de una borla de gorra militar se tratara, la he pegado con saliva en mi frente; ahora soy un soldado que marcha alegre y confiado a la guerra, sin saber que es la guerra. Sueño con ser un héroe que vence a mil enemigos de su casa y de su pueblo; pero he sido vencido...,  indefenso, atado de pies y manos, ante la vida comparezco cargado de cadenas.
¡Vamos reina! Llevas el ritmo en la sangre, tu mandas y gobiernas, y si te paras, yo stop... me bajo contigo a seguir tu alma azul... ¡Oye, tú, que ultimamente... Siempre me estás jodiendo!

domingo, 9 de abril de 2017

PENSAMIENTOS II



La poesía y la filosofía, son las únicas herramientas capaces de descorchar la verdad que hay en nosotros; porque está tan llena de imágenes distorsionadoras, que a veces es más fácil buscar una aguja en un pajar.
El mar de los recuerdos, toda la humanidad reposa en esas aguas, la inmensa mayoría de nosotros no somos conscientes de nadar en las aguas de esa mar tan concurrida. Hoy, me sumerjo, marinero desnudo junto al estercolero del recuerdo. 
Me puedo proyectar hacia el pasado..., cuando yo era un niñoya era consciente de la de veces que volvería a nadar en esos lugares únicos; siempre disfruté de la soledad y rara vez me imagino compartiendo vivencias, solo quizás a la hora de satisfacer alguna necesidad básica como hambre o sed buscaba a mi madre para que saciara esa necesidad. Las piedras de la calle, aceras y cunetas, la puerta de mi casa, los dos escalones para salir o entrar, las correrías por las calles, los olores , la alegría, la tristeza. Un futuro posible está abierto a muchas variantes por eso es posible viajar al pasado, porque es lo único cierto. 
María, es una niña que lleva siempre en su mano, firmemente sujeto a su muñeca, un globo de colores; que yo soy ese globo es fácil deducir..., no deja que me eleve un metro escaso por encima de su cabeza, sabedora desde hace cuarenta años por mi déria  de  andar por las alturas. Los problemas se crean y desaparecen, si me pidiera o necesitase  un corazón para vivir, se lo daría, estoy seguro de que podría vivir sin corazón; porque vivir sin ella... No podría. 
La vida suele llevarse por delante cualquier acto de heroísmo, creo que merece la pena morir por algo o alguien; luego la vida es la que manda y nos pone en nuestro lugar. Fabricar escobones con hojas de palma, trenzar hiscales, el revolver que jamás pudo usarse, ¿quién recogió la ofrenda, amigo de la muerte? un cuarto oscuro, muy oscuro… Se abre la luz y aparece la muerte. Caminar para hacer caminos, lleva una vida entera hacer caminos transitables.
Aire, luz, agua… Sacar agua del pozo, el patio estrecho lleno de arriates sembrados de rosales. La tierra oscura mezclada con borujo, caracoles cónicos trepando por sus tallos, cochinillas negras y brillantes, la oruga verde que recorta la caricatura de su cara con mordiscos precisos, horas y horas vigilando extasiado mi rebaño de orugas, luego está la cancela… Las escenas que sucedieron en ese patio y en el corral continuo forjaron lo que soy. Si volviera a nacer… Me gustaría volver a aquel patio de mi pueblo y a vivir aquellos amaneceres azul gélido.
 

 

sábado, 1 de abril de 2017

DECIR AMIGO





Echar un cable, un cabo marinero, una mano o un capote torero... ¡Ojalá tengas siempre a tu lado a un amigo!
Yo, que veces me mato mirándome al espejo; no intuí que estuvieras exorcizando miedos.
En el rincón del miedo, en la esquina donde el púgil valora si merece la pena seguir o tirar la toalla, todo es un caos de gritos y consejos; pero para el luchador todo es silencio, un vals muy lento y quizás un zumbido... ¿Escupir al espejo? ¿Introducir la mano en ese espejo y arrancar el corazón al reflejo del retrato de Dorian?
... Cierra los ojos y solo por un momento, deja la lata de los gusanos quieta… Abre los brazos como si fueses el hombre de goma y... En un abrazo, abarcas todo el tiempo, toda tu genealogía y todo lo que te hace tú... Una vez convertido en el sol, deja que giren los planetas y que suene la música de esa caja de sueños que eres… Luego, oirás el cli-clan de la campana que anuncia un nuevo asalto... Y ya sabes.